Resultados

El consorcio se creó en 2017 con el objetivo de optimizar los procesos de control de enfermedades de los cultivos del lúpulo y las leguminosas reduciendo su efecto sobre el medioambiente y la salud humana y animal, mediante la investigación, el desarrollo y las pruebas en campo.

Y desde entonces, los cuatro miembros integrantes de AGROINNOVA GO CYL han estado trabajando y estudiando tanto en campo como en laboratorio los efectos del compuesto.

El proyecto, finalizado en junio de 2020, ha obtenido unos resultados óptimos, puesto que el compuesto se ha verificado que, inicialmente, puede ser utilizado para determinadas plagas en los cultivos del lúpulo y las leguminosos y, sobre todo, en alubias.

Pero el principal logro de este proyecto erradica en corroborar que el compuesto puede ser soluble al agua y, por tanto, supone una solución fácil de utilizar para el agricultor mediante la aplicación del compuesto al agua de riego.

Inicialmente ya se conocía el producto como un compuesto de actividad fungicida, pero la complicación venía al incorporarlo al agua de riego.

Además, a nivel agronómico, el estudio permite observar un aumento de las condiciones fitopatológicas en el lúpulo y un incremento en el número de vainas y de granos en la vaina de la alubia, pese a haber tenido problemas con una bacteria durante el desarrollo del proyecto.

Asimismo, cabe destacar que se ha observado la mejora del estado fisiológico de la planta en el cultivo del lúpulo, que es plurianual, y las sustancias resultantes tienen un perfil poco toxicológico

El estudio se ha desarrollado en tres fases:

  1. Inicio del proyecto gracias a la patente de Sistemas de Biotecnología y Recursos Naturales que hizo pruebas in vitro.
  2. Estudio de la aplicación en el campo de la mano de Cooperativa LAR. El compuesto se ha probado en parcelas en el extremo norte del cultivo, en concreto en Mataluenga en el municipio de Las Omañas y en Villamoros en el municipio de Santa Marina del Rey. Se eligieron estos enclaves por el historial fitosanitario y por realizar pruebas en extremos en climatología.
  3. Análisis del estudio realizado en parcela, por parte del centro tecnológico de INBIOTEC, que además de probar el compuesto, como resultado colateral ha podido estudiar los suelos desde el punto de vista microbiológico, no de composición química.

Para la validación del proyecto se han utilizado métodos de microbiología clásica, como en el caso de recuentos realizado por INBIOTEC; agronómicos, como la Cooperativa LAR en los propios cultivos y químicos para poder desarrollar un producto soluble al agua. Esto es, se ha trabajado en áreas como la química, la biología y la biotecnología.

El compuesto resultante del estudio estaría próximo a mercado y tiene una amplia gama de aplicaciones, ya que en la fase final también se ha observado su utilidad en otros cultivos, como el maíz.

Adelante, conozca el proyecto!